Reservas on Line

 
Inicio | Contenido

El Hotel Turmo se encuentra en la localidad de Labuerda, a tan solo 4 kilómetros de la villa medieval de Aínsa, declarada Conjunto Histórico Artístico.

Labuerda mantiene en su interior el calor y tranquilidad de los pueblos tradicionales,   es un pequeño pueblo agrícola y tranquilo, donde podrá disfrutar de relajados paseos por el parque y las amplias zonas situadas en la rivera del río Cinca; su iglesia es de estilo renacentista. Su vecino, San Vicente, reposa en el monte orgulloso de poseer un templo románico del s. XI, envidia para los ojos.

Su enclave privilegiado en el Pirineo aragonés, le convierten en el punto de partida ideal para acceder a los valles de Pineta, Chistau, o Cañon de Añisclo, ya dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El Hotel Turmo se encuentra en la localidad de Labuerda, a tan solo 4 kilómetros de la villa medieval de Aínsa, declarada Conjunto Histórico Artístico.

Labuerda mantiene en su interior el calor y tranquilidad de los pueblos tradicionales,   es un pequeño pueblo agrícola y tranquilo, donde podrá disfrutar de relajados paseos por el parque y las amplias zonas situadas en la rivera del río Cinca; su iglesia es de estilo renacentista. Su vecino, San Vicente, reposa en el monte orgulloso de poseer un templo románico del s. XI, envidia para los ojos.

Su enclave privilegiado en el Pirineo aragonés, le convierten en el punto de partida ideal para acceder a los valles de Pineta, Chistau, o Cañon de Añisclo, ya dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

 

ACTIVADES

 

 

 

El céntrico enclave en el que se encuentra situado el El Hotel Turmo sirve como punto de partida de las numerosas actividades que se pueden realizar en la comarca del Sobrarbe, siendo además, por su proximidad, un lugar ideal para acceder al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Su enclave privilegiado constituye un extraordinario espacio para dedicarse a cualquier actividad al aire libre como la pesca, la caza, la equitación, las excursiones, el senderismo, el rafting, el kayak, la espeleología, BTT, el descenso de cañones y un sin fin de deportes, tranquilos o de aventura. Actividades socioculturales como descenso de navatas, trashumancia, hogueras populares, carnavales, los de Bielsa, Plan, San Juan de Plan y Gistaín, son los más conocidos; fiestas populares en verano, rutas románicas, o la ruta mariana de Zaragoza, Torreciudad y Lourdes.